Leer desde la barriga: ¡El poder está dentro de ti!

Descarrega l’article en versió PDF

Creer firmemente en la concienciación de las madres y padres del Madre leyendogozo de aprender a transmitir el amor a la lectura a través del afecto hacia los libros, con el fin de que verdaderamente nazcan nuevos lectores, es el ánimo que desde siempre me ha llevado, en mi trabajo, a pensar qué tipo de actividades se podían crear en torno a los libros, la lectura y sobre todo las palabras.

No se puede amar aquello que no se conoce, y quizás eso es lo que sucede con el beneficio que reportan las palabras y las lecturas que podemos brindar a los bebés incluso antes de que nazcan. Se conoce muy poco respecto a este mundo de los libros y resulta un tema lejano e incluso, secundario, en los primeros años de la criatura. Desde luego, es un tema en el que ni se piensa cuando hablamos de embarazo.

Por ello, cuando elaboramos el programa de estimulación temprana hacia la lectura en las Bibliotecas de Villena, allá por el año 2006, en lo primero que pensamos fue en las propias embarazadas. Creemos necesario que, desde el mismo embarazo, se sensibilice a las futuras madres y padres sobre la necesidad que los niños y niñas tienen de palabras, ritmos y caricias incluso antes de nacer, para crear canales de comunicación sólidos en las familias y ambientes lectores en las casas; comenzar a recuperar el folclore tradicional y estimular el futuro aprendizaje de la lectura a través de la expectación y curiosidad que las historias que escuchan les producen a los niños.

Desde el propio embarazo comienza la comunicación con el feto, aprovechando las cualidades que el bebé desarrolla a partir del quinto o sexto mes de gestación:  la criatura es capaz de reconocer voces y de recordarlas, y además responde a estímulos externos como las caricias en la barriga con las que transmitirle nuestro afecto y seguridad. Además, la música, en general, ejercerá una poderosa influencia sobre el futuro bebé, que reaccionará ante los diferentes sonidos. Incluso hay teorías que dicen que con el contacto musical se estimula el hemisferio izquierdo del cerebro y esta precocidad le facilitará las tareas futuras de aprendizaje. Por ello, aprovechando que sabemos que el bebé escucha y recuerda, y con estos tres elementos, música, voz y tacto, se propone a las embarazadas un programa especial de estimulación precoz hacia la lectura antes de nacer.

El objetivo, por lo tanto, es crear la necesidad de palabras, de comunicación, al futuro bebé. Porque en cuanto al bebé le generemos esta necesidad, nos la exigirá. Y la criatura no podrá vivir sin las palabras, y nosotras obligatoriamente, habremos de dárselas. Para ello, tenemos que conseguir que el bebé que está en la barriga relacione momentos del día con los sonidos que le llegan desde el exterior. Y por eso, el eje principal del programa gira en la división del día en tres momentos clave: el despertar, la siesta y el dormir. Y lograr unir determinados ritmos a esos momentos. De esta manera la madre elegirá una canción que le guste y se la pondrá cada mañana al despertarse, mientras se levanta, va al aseo…  una música animada, que dé energía para el día…. Y lo más importante: todos los días la misma canción.

Embarazadas

En la siesta, se selecciona otra música, esta vez más calmada, más tranquila… Y para dormir, la música se toca en palabras: la madre o el padre leerá en voz alta, dirigiéndose al futuro bebé. No importa lo que se lea, sino el mismo hecho de leer en voz alta, porque el ritmo que se imprime en la lectura siempre es distinto a cuando se habla, y los niños lo que reconocen es precisamente eso…. los ritmos.

Es importante marcar unas pautas diarias, siempre las mismas, como un método de trabajo. Dedicar unos minutos al día a fortalecer el vínculo entre el sonido, la palabra, la criatura y las caricias a la barriga…. de manera que el cerebro que ya actúa en ese ser que se lleva dentro empiece a desarrollarse en un mundo plagado de sonidos, de nombres, de historias y lo asocie a momentos de placer, tranquilidad, relajación, cariño…

Si esta rutina se realiza a partir del 5/6 mes de embarazo, cuando el niño/a nace, es capaz de unir los ritmos utilizados a los hechos que suceden cuando suena esa melodía. Es decir, el niño se despierta y llora y si le ponemos la canción se callará esperando a que vengan a levantarle y a darle la teta o el biberón. Si cada noche al dejarlo para que duerma le cantamos una nana, le leemos un texto, le contamos un cuento corto, sabrá que tras ese momento, él debe quedarse tranquilo porque es la hora de dormir y no sucederá nada, porque al despertar, otra vez estará ahí su padre o su madre para atenderle. Le crearemos esa necesidad para estar tranquilo, para quitarle el miedo que produce la inseguridad. Le crearemos la necesidad de comunicación, de palabras, de historias, de cuentos.

Es cierto que las canciones del despertar y de la siesta desaparecen muy pronto. Pero no así el momento mágico de lectura de la noche, que, si se cultiva, permanecerá durante años. Y siempre, cada día, se conseguirá tener un momento de lectura con el niño, un rato de conversación, un rato donde solo se le prestará atención a la criatura porque sí, no porque necesite algo concreto, sino por compartir tiempo con él. Porque cuando se cuenta un cuento, no se puede hacer absolutamente nada más que eso: contar un cuento.

María leyendo entusiasmadaAdemás es muy importante la expectación y curiosidad que se fabrica con respecto al objeto libro, lo que será esencial para una buena actitud cuando el pequeño tenga que enfrentarse al costosísimo proceso lector. Si hay una buena predisposición hacia la lectura, si hay curiosidad, si hay apetencia de aprender a leer, será más fácil que lleve bien este aprendizaje.

En fin… que nuestra premisa es que la curiosidad no se fuerza sino que se despierta. Y eso es lo que intentamos transmitir a través de estas charlas que ofrecemos a las embarazadas. Se organizan a través de las matronas de los centros de salud y ya están incluidas en la programación de los cursos de preparación al parto de la seguridad social en Villena, para que sean los padres, la familia, capaces de despertar la curiosidad de sus bebés a este mundo de palabras, lecturas, libros y bibliotecas, remojados, sin duda, con su ternura, serenidad y desde luego, pasión.

Las charlas a las embarazadas resultan una actividad muy fructífera, no solo por lo que respecta a la concienciación sobre la lectura, sino también porque se rescatan muchas lectoras que dejaron de acudir a la biblioteca, porque se sigue teniendo la idea de que la biblioteca es para los nenes del colegio o para los estudiantes, y si no estás encuadrada en esos segmentos de población no hay cabida para el resto de habitantes del municipio. Son muy rentables también porque no cuestan nada de dinero, solo el esfuerzo del personal que ha de acudir a la charla cada vez que se forma un grupo nuevo de embarazadas en alguno de los dos centros de salud, lo que suele suceder cada tres o cuatro meses, por lo que en total se dan en torno a 10/12 charlas al año en una población como Villena, que ronda los 35.000 habitantes.

Embarazadas 2Es una actividad de las que las Bibliotecas de Villena nos sentimos especialmente orgullosas, porque fuimos pioneras en este campo de las embarazas y además ese esfuerzo nos fue reconocido con el Premio Nacional de Animación Lectora en el año 2005, y posteriormente con el premio Nacional del Gremio de Editores al siguiente año. Nos da muchas satisfacciones, sobre todo cuando ves a madres que acuden por segunda vez, con su segundo embarazo, de nuevo, a la charla, lo que significa que les sigue interesando el tema, la vieron útil y quieren recordar. Además, estas charlas no son más que el principio de todo un seguimiento en el crecimiento lector de nuestros futuros usuarios que, posteriormente, continuamos con los talleres de la bebeteca.

Desde luego, vistos los resultados después de más de diez años de trabajo, podemos afirmar que efectivamente se puede leer incluso antes de nacer.
Ana Valdés

Ana_Valdés

Autora: Ana Valdés Menor. Técnico Medio de las Bibliotecas Públicas Municipales de Villena, encargada de las actividades de animación de las bibliotecas, especialmente las dirigidas a los bebés. Reparte su tiempo con la tutoría en el @teneo de la UOC, dirige un programa de radio local “La música que esconden los libros” y coordina un club de lectura poco clásico en la librería Ítaca, denominado “Entrelibros”.

E-mail: anamos68@gmail.com

 

Share Button

2 Comments. Leave new

Fco. Javier Martí
01/02/2018 7:57 pm

Quin fantàstic exemple d’animació a la lectura i fidelització d’usuaris! Tota una font d’inspiració.
Enhorabona.

Moltes gràcies pel teu comentari Fco. Javier. La #RevistaSímile sempre està oberta per compartir les vostres experiències com a professionals. Fem aquesta invitació extensiva a tot/es aquell que vulguen participar i enviar-nos un xicotet article. Gràcies

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà


*