alta calidad píldoras http://www.totmataro.cat/comprar-kamagra.html España entrega rápida http://www.totmataro.cat/cialis-20mg-precio.html

Código deontológico

El Col·legi adopta como propio el código deontológico de la Federación Española de Sociedades de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística (FESABID), a la cual pertenece. El código ha sido redactado por el Grupo de Trabajo de Ética profesional de SEDIC, y aprobado por la Asamblea de FESABID. El Col·legi está presente en su elaboración a través de Vicente Gimenez Chornet (archivero, profesor en la UPV y ex-presidente del COBDCV), que participa como profesional para tratar todas las implicaciones desde el punto de vista archivístico. Además, el código ha sido remitido a la IFLA y está reconocido como el código ético para bibliotecarios y profesionales de la información en España, pudiendo consultarse en el sitio web de FESABID.

El código deontológico recoge una serie de objetivos, principios y valores, siendo estos últimos los que concretamente puede aplicar cualquier profesional dedicada/o a la gestión de la información y la documentación. Entre esos valores se encuentran:

  • La libertad intelectual.
  • La privacidad y la confidencialidad.
  • El acceso a la información.
  • Los derechos de autor y la propiedad intelectual.
  • La profesionalidad.
  • La lealtad a la organización.
  • La conservación y la preservación.
  • El respeto a la diversidad cultural e ideológica.
  • La responsabilidad social y el respeto al medio ambiente.
  • La calidad del servicio.

¿Qué supone para los miembros del Col·legi la adopción de un código deontológico? Por una parte, supone la aceptación de sus normas y su aplicación en el ámbito profesional, en tanto que los miembros son parte fundamental de un colegio profesional que ha aprobado su adhesión. Por otra parte supone que los miembros, en tanto personas en el ejercicio de nuestra profesión, pueden ofrecer sus servicios avalados con la garantía de un comportamiento ético que se detalla en el código, y ello constituye una razón para aumentar la confianza de los usuarios, clientes y empleadores.

Para que el código deontológico mantenga su vigencia, está previsto que se revise periódicamente y que se incorporen los cambios necesarios. En concreto, una de las tareas a desarrollar es la aplicación del código en el caso de instituciones y empresas que ofrezcan servicios documentales y de gestión de la información.