Ante el exceso de información, es necesario que los estudiantes desarrollen nuevas habilidades que les permitan seleccionar, analizar y valorar los contenidos que encuentren en la red.

La figura del bibliotecario escolar es imprescindible en el centro educativo para:

  1. Catalogar y clasificar los fondos para que sea consultables/ prestables,
  2. Colaborar en la búsqueda de material didáctico y educativo,
  3. Enseñar al alumnado a elaborar un buen trabajo de clase, evitande el plagio,
  4. Desarrollar actividades de animación a la lectura,
  5. Promover la investigación,
  6. Adaptar la biblioteca escolar al entorno social y tecnológico actual.

Quieres saber más de nosotros?